archivo

Archivos Mensuales: junio 2015

Gestión cultural

La cultura como bien común puesto a disposición de la ciudadanía es un resultado del estado de bienestar. Su gestión se ha hecho necesaria, pero se incorporó con retraso a las políticas públicas y a las estrategias privadas, por lo que su normalización no ha sido completa. Ante los retos de la mundialización y el neoliberalismo la gestión cultural es un campo profesional abierto a reflexión sobre su praxis y sus objetivos.

Manual Atalaya. Apoyo a la Gestión Cultural

Vivimos tiempos de cambio social, y si bien en España muchos entienden la cultura como un negocio, con un sistema vertical de gestión de contenidos donde el público tiene poco o nada que decir, eso esta cambiando. Hace ya tiempo empezó a hablarse de nuevos modelos de gestión, pero actualmente se está demostrando que estos modelos son viables en el tiempo. La Tabakalera en Donostia, o ZAWP en Bilbao con dos ejemplos, y fruto de sus experiencias acaban de publicar ‘Decálogo de prácticas culturales de código abierto, donde recogen lo aprendido durante su experiencia en el mundo de la gestión cultural participativa

Estrategias de gestión

Hacia una gestión horizontal de la cultura. Bernardo Gutierrez

Hacia una gestión horizontal de la cultura. María Ptkq.

El modelo de gestión cultural más común es de carácter vertical, con una distribución muy clara de tareas. Al artista le corresponde la parte creativa de pensar y concebir la idea; a los gestores y mediadores les corresponde la ejecución de esa idea; a las instituciones o entidades privadas asumen la financiación (y en ocasiones también la realización del proyecto); y al público, situado en la última fase del proceso, le corresponde recibir el proyecto finalizado en calidad de destinatario o consumidor. En este modelo, las comunidades sólo intervienen puntualmente, colaborando en alguna de estas fases, normalmente en la de recepción o difusión

Por el contrario, el modelo de gestión horizontal es aquel que incorpora a las comunidades de una manera orgánica en todas las fases del proceso, desde la ideación hasta la realización pasando por la financiación, la comunicación y la producción. Hablamos de comunidades en un sentido amplio y heterogeneo, incluyendo tanto personas individuales como grupos definidos que se incorporan a la vida del proyecto con diferentes grados de implicación e intensidad. En este tipo de modelos, la gestión se transforma en auto-gestión colectiva, no hay autorías definidas ni distinción entre artistas, productores y público.

Bernardo Gutierrez, Hacia una gestión horizontal de la cultura

Gestión del patrimonio cultural.

Independientemente de la actividad que finalmente se vaya a desarrollar en la Cárcel, su carácter como elemento patrimonial no solo afectará a sus posibles usos si no también a su gestión.

Modelos de gestión

 

tfm - investigación  FINAL_Página_086_02

 

La gestión cultural es un campo en evolución constante, y desde mediados de los años 90 la realidad diaria de la planificación y gestión de espacios culturales ha motivado la aparición de nuevas formas legales para su gestión. Existen varias tipologías o modelos según el grado de participación de las administraciones y de los usuarios:

 

Gestión pública directa

Implica controlar desde la propia administración tanto el personal como los usos  a desarrollar en el edificio. Pueden existir variaciones:

Gestión exclusivamente gubernamental, en la que no se implica a otros agentes antes de la toma de decisiones.

Gestión consultiva, en la que la entidad pública que realiza la gestión puede tener la obligación de consultar a otros agentes como condición previa para la toma de decisiones.

– Gestión cooperativa, por la que las decisiones tomadas por las entidades públicas requieren la cooperación de otros agentes para la gestión y la toma de decisiones

Gestión conjunta, cuando la responsabilidad de la gestión descansa conjuntamente en las entidades públicas y en los representantes de otros agentes no gubernamentales que colaboran en la gestión y en la toma de decisiones.

 

matadero madridMatadero Madrid es un ejemplo de colaboración institucional. A los espacios de gestión municipal de Matadero (Naves del Español, Intermediae, futura Cineteca e Invernadero), se han sumado otros promovidos por distintas entidades, públicas y privadas.La Fundación Diseño Madrid, vinculada a la Asociación de Diseñadores de Madrid (DIMAD), participa en Matadero Madrid gestionando las actividades de la Central de Diseño.La Fundación Germán Sánchez Ruipérez promueve la Casa del Lector. Situada en las antiguas naves 13 y 14, la Casa del Lector será un espacio de información, investigación, experimentación y difusión de la lectura.

El apoyo a la producción de artes visuales y plásticas se materializa en un centro de recursos, que será gestionado por la Asociación de Artistas Visuales de Madrid (AVAM). La promoción, producción y difusión de la música se realiza en la Nave de Música, mediante un acuerdo con Red Bull España, que instaló la Red Bull Music Academy en este lugar en octubre-noviembre de 2011, y con quien Matadero madrid gestiona conjuntamente el espacio [1]

 

Gestión delegada por licitación o concesión administrativa.

La administración pública delega la gestión a una o más organizaciones que pueden ser corporaciones privadas, ONG, grupos de población local o asociaciones, que manejarán el centro y la toma de decisiones en el marco de ciertas directrices. Este mecanismo es sin duda el más directo, el más sencillo y el más utilizado.

Gestión integral, suele ser privada, desde la dirección a todos los niveles profesionales, incluidos los servicios de limpieza. Del mantenimiento puede encargarse la brigada municipal o empresas concesionarias. Por lo general, la gestión de los centros en régimen de concesión se suele otorgar tras la licitación pública, y las empresas concesionarias, que tienen que ajustar los presupuestos para ganar el concurso, suelen disponer de pocos recursos más allá de la cobertura de los gastos básicos. Este hecho supone desarrollar todo tipo de actividades y propuestas para ampliar el presupuesto final. Esta generación de recursos complementarios suele ser clave para la dinamización a partir de los centros de interpretación y del desarrollo local.

 

Gestión ciudadana (Autogestión)

Uno de las principales características de la autogestión es la necesidad de un elevado grado de compromiso ciudadano. Este punto parece asegurado dada la existencia de la Plataforma Proxecto Cárcere, por lo que no debería descartarse cierto grado de gestión ciudadana (grado que evidentemente dependerá de los usos que se le de al inmueble)

 

la tabacalera madridHace ya 5 años que el Centro Social Autogestionado La Tabacalera de Madrid, situado en la antigua fábrica de tabacos, en el barrio de Lavapiés, es un referente para otras iniciativas similares. Después de cerrado a causa de batallas institucionales, el centro funciona casi a pleno rendimiento desde febrero de 2010, momento en el que el Ministerio de Cultura cedió la planta baja del edificio (más de 9.000 metros cuadrados) en un acuerdo renovable cada dos años. La luz, el agua y la seguridad la aporta el Ministerio. Todo lo demás se logra gracias los usuarios del centro. Ahí entra desde la restauración de las espléndidas salas del edificio, la recuperación de ordenadores, las clases y los ensayos que posibilitan las producciones cinematográficas, teatrales o la edición de libros a través de la editorial Papel de Fumar. [2]

 

 

[1]              Ayuntamiento de Madrid. Matadero Madrid. http://www.mataderomadrid.org/entidades-asociadas.html. Updated 2013

[2]              16.03.2012 / El País. Frente a los recortes, autogestión